Seleccionar página

3.000 años antes de Cristo había un rey llamado Gilgamesh, rey de Uruk, protagonista de la primera epopeya épica de la historia.

En dramática búsqueda de la inmortalidad llegó a la taberna de Siduri, que se emplazaba en el límite del mundo civilizado donde comenzaba el mundo mítico.

Siduri le hace comprender que la inmortalidad solo pertenece a los dioses y que él como mortal debería aprender a disfrutar de lo que le rodeaba, de los placeres mundanos.